10 mitos sobre dietas y adelgazamiento

El primer paso para conseguir bajar de peso y lograr el cuerpo deseado es la información.

Existen mitos sobre alimentación y ejercicio que nos llevan a cometer errores.

Quemar 100 calorías en 10 minutos

Este artículo tiene como fin desterrar estos mitos para tener una visión correcta sobre nuestra dieta o plan de ejercicios.

MITO N º 1 “Saltearse comidas es bueno para adelgazar”

Por el contrario, saltearse comidas sólo nos lleva a comer de más entre comidas o en la siguiente comida.

Como resultado terminamos comiendo más calorías a lo largo del día.

Es importante realizar al menos 4 comidas diarias, ya que no hacerlo provoca una disminución del gasto calórico, y por lo tanto un aumento en las reservas de grasa del cuerpo.

MITO N º 2 “Se puede perder peso por medio de la transpiración”

Si usamos un sauna o nos envolvemos la cintura con una faja aumenta la transpiración, y por lo tanto sí se pierde peso, pero el peso perdido es sólo agua y de ningún modo es grasa.

Por lo tanto en cuanto bebamos después de la actividad física, estos kilos “perdidos” volverán a nuestro cuerpo.

Además, tratar de perder peso de esta manera puede ser peligroso ya que puede llevar a una deshidratación severa.

MITO N º 3 “Hacer abdominales reduce la grasa de esa parte del cuerpo”

Estos ejercicios localizados fortalecen los músculos de la pared abdominal, pero toda la grasa que sobresale de estos músculos sólo puede ser eliminada mediante el ejercicio aeróbico, es decir, caminar, trotar, correr, bicicleta, etc.

MITO N º 4 “Las ensaladas no engordan”

No todas las ensaladas son bajas en calorías. Es importante tener cuidado en los ingredientes y los aderezos que se eligen.

Las ensaladas menos calóricas son aquellas que están compuestas principalmente por vegetales crudos o cocidos, limitando o eliminando ingredientes como fiambres, quesos de pasta dura, nueces y frutos secos, palta, aceitunas, etc.

En cuanto a los aderezos, los que se pueden usar en forma libre ya que prácticamente no aportan calorías son el vinagre, aceto balsámico, jugo de limón y hierbas aromáticas.

El aceite debe ser usado con moderación, no más de una cucharadita ya que aporta muchas calorías. Es importante medir la cantidad con la cucharita, ya que si usamos directamente la botella podemos fácilmente agregarle calorías a una ensalada sin darnos cuenta.

MITO N º 5 “Para adelgazar, hay que reemplazar el pan por galletitas”

Las galletitas al agua se elaboran con grasa, mientras que el pan se amasa con agua.

Diez galletitas (100 g) poseen 400 calorías, las de cereal aportan 470 calorías y las de salvado 410 por cada 100 gramos.

En cambio una rebanada de plan blanco aporta 50 calorías, una de pan negro 40 calorías, y una de centeno 70 calorías.

MITO N º 6 “Las frutas no engordan”

Las frutas son un alimento imprescindible porque aportan vitaminas, minerales, antioxidantes y fibra.

Se recomienda consumir 3 o más porciones diarias.

Sin embargo, si estamos a dieta debemos tener cuidado con las frutas que elegimos, ya que contienen azúcar.

Las frutas que deberíamos evitar si estamos cuidando nuestra ingesta calórica son, fundamentalmente, el aguacate (una unidad chica de aproximadamente 100 g aporta 170 calorías y 15 gramos de grasa) y el coco fresco (aporta unas 400 calorías y entre 35 y 38 gramos de grasas saturadas).

MITO N º 7 “Los alimentos light no engordan”

Que un alimento este rotulado como “diet” o “light” no significa que no aporte calorías, sino que está reducido en calorías en comparación con la versión común.

Por lo tanto si estamos a dieta estos alimentos son útiles sólo si los comemos como si estuviéramos comiendo la versión común, y no indiscriminadamente, ya que comer en exceso estos productos nos lleva a un aumento de la ingesta de calorías y, por lo tanto, a engordar.

MITO Nº 8 “Las dietas líquidas no engordan”

Muchas de las dietas líquidas de moda están basadas en jugos y sopas.

Siempre y cuando estas dietas estén vigiladas por un médico e incluyan algunos alimentos sólidos durante el día no son peligrosas, pero si las hacemos por un tiempo prolongado y sin consultar a un nutricionista pueden resultar en algún déficit nutricional.

Además probablemente estemos consumiendo líquidos calóricos y en realidad no estamos reduciendo las calorías de nuestra dieta.

Debemos considerar también que estas dietas no suelen saciar nuestro hambre ya que no consumimos sólidos y sólo nos lleven a comer de más cuando decidamos agregar algún sólido.

Un buen plan alimenticio no debe causar hambre y debe siempre estar controlado por un nutricionista.

MITO N º 9 “El estómago se achica cuando comemos menos”

El estómago puede expandirse un poco para contener grandes cantidades de alimento.

Cuando recortamos la cantidad de comida que ingerimos, vuelve a su tamaño normal, pero nunca se “achica”.

MITO N º 10 “Para adelgazar, es mejor comer margarina en lugar de manteca”

Tienen exactamente las mismas calorías.

Algunas son libres de grasas trans, y en este caso el beneficio sería en el tipo de grasa que estamos ingiriendo, pero en una dieta lo mejor es evitar la manteca y la margarina por igual.