Fascitis plantar: lesiones de corredores

La lesión de la fascia plantar se llama fascitis Plantar y si eres corredor, tienes que conocerla, aunque esperemos que nunca te cruces con ella.

Fascitis Plantar

Particularmente atacada por la carrera, la fascia plantar es a veces víctima de lesiones que llegan hasta la rotura. Vale la pena conocer más sobre esta región capital de la anatomía de los corredores.

La región objetivo: Fascia Plantar

La fascia plantar es la parte del pie que entra en contacto con el suelo cuando se camina descalzo. Está formado por fibras de colágeno onduladas poco vascularizadas y orientadas paralelamente unas a otras.

Inflamación en la fascia plantar

En su libro Tecnopatías del running, Dominique Poux, uno de los principales especialistas franceses en traumatología deportiva, señala que la fascia plantar es muy poco elástica, ya que su alargamiento es inferior al 2%, frente a al menos el 10% de otros tendones.

Las causas de la lesión de fascitis plantar

Lógicamente, la fascitis plantar es la consecuencia de un microtrauma repetido. Para el corredor, el pie es al mismo tiempo un órgano amortiguador y un órgano propulsor, recuerda el doctor Poux. Por lo tanto, la fascia está bajo tensión tanto durante el ataque del talón en el suelo como durante la propulsión hacia adelante.

Debido a su relativa rigidez, la fascia plantar es menos resistente al estrés y a los golpes. El sobreentrenamiento puede ser la causa de las lesiones. Pero también es el uso de zapatillas inadecuados para la zancada natural o el uso de plantillas extraíbles lo que puede servir de disparador progresivo para la fascia plantar.

Síntomas de fascitis plantar

  • Al igual que en el caso de la tendinitis, el corredor siente dolor en el pie o en el talón (acompañado de una sensación de desgarro o incluso de colapso del pie) cuando hace frío. Más o menos intenso según la extensión de las lesiones, este dolor tenderá a desaparecer después del calentamiento y volverá después de un cierto esfuerzo.
  • Fácilmente detectable durante un examen clínico debido a la relevancia de un punto doloroso, la lesión es más difícil de confirmar mediante exámenes. Las radiografías y los ultrasonidos suelen ser normales. La resonancia magnética es necesaria para validar definitivamente el engrosamiento del tejido afectado, signo de lesiones frescas o viejas.

El tratamiento de la fascitis plantar

  • Tomar medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (NSAID)
  • Infiltraciones de corticoides.
  • Crioterapia (congelación de la fascia plantar)
  • Masajes transversacionales profundos
  • Uso de plantillas para los pies.
  • El tratamiento quirúrgico, una operación, es posible para las lesiones de fascia plantar más complejas.

Deja un comentario